miércoles, 12 de diciembre de 2007

PASTELES DE CARNE


EUGENIO EGEA MOLINA

Es el típico pastel de Navidades, es decir, se consume en estas fechas.
Su origen se sitúa en la presencia e influencia de ingleses e irlandeses, instalados en Canarias en el siglo XIX.
De aspecto atractivo y sabor agradable, son inconfundibles. Se puede preparar en casa, aunque es bastante laborioso.
Lo singular de los pasteles es que no tienen ese fuerte sabor característico de la carne.
Se puede tomar tanto caliente, como frío; y otra de las curiosidades es que, el isleño denomina este producto como pastel, y no, dulce.
Además de comerlo como postre, puede servirse como plato principal, es sustancioso y nutritivo (no apto para dietas).
En la actualidad, en estas fechas se encuentran en las principales dulcerías, particularmente recomendamos los elaborados por la dulcería Benítez de Teror (Gran Canaria), donde siguen una receta tradicional custodiada celosamente por Fermina González y José Benítez, transmitida literalmente a sus hijos que mantienen con mimo su esencia: ¡no tienen comparación!
En nuestra mesa, no faltan ningún año.

NOTA: D. José Benítez y Dña. Fermina González, grandes pasteleros y mejores personas, fallecidos y siempre recordados, han depositado en sus hijos el secreto y elaboración de los mejores pasteles de carne que actualmente nos siguen deleitando. Con todo mi aprecio y cariño hacia ellos. 29 de noviembre de 2011

La receta que ofrecemos se ha extraído del libro Cocina Canaria, de D. VICENTE SÁNCHEZ ARAÑA, Edición Especial para la Caja de Canarias.
INGREDIENTES
Masa:
1 kilo de Harina
150 gr. de Manteca
750 gr. de Margarina
1/2 litro de Agua
2 cucharaditas de Sal
Relleno:
2 kilos de Carne de Cerdo
1 cabeza de Ajos
200 gr. de Pan molido
400 gr. de Azúcar
1/4 kilo de Almendras horneadas y molidas
2 ramas de Perejil
2 granos de Pimienta negra molida
3 Clavos molidos
1 cucharadita de Canela
1 Limón rallado
Azúcar glass
PREPARACIÓN
"Para la elaboración del hojaldre, se coloca la harina encima de una mesa de mármol y se forma un volcán. En el centro se pone la sal, la manteca de cerdo y el agua; se amasa todo hasta lograr una pasta compacta, y se deja reposar unos quince minutos. Pasado este tiempo, se hace una cruz con un cuchillo y se estira con el rodillo, formando una estrella de cuatro puntas. En el medio se pone la margarina, se cierran las cuatro puntas y se va estirando poco a poco con el rodillo, sin presionar; se deja reposar otros quince minutos.
La masa se dobla y se sigue estirando, así hasta seis vueltas sencillas, consiguiendo las láminas de hojaldre. Luego se estiran hasta que alcancen un grosor de unos tres milímetros, y ya estarán listas para ser usadas.
Para la elaboración del relleno, se ponen a guisar en un caldero la carne, bien cortada en trozos, la cabeza de ajos entera, pero con una cortadita y las ramas de perejil. Cuando veamos que la carne ya está hecha, la sacamos del recipiente, y se muele junto con el pan, las almendras, el azúcar, la pimienta, los clavos, el limón y la canela; toda la masa se pone de nuevo al fuego hasta que hierva, pero sin dejar de moverla para que no se pegue.
Se preparan los moldes para pasteles, poniendo en el interior las láminas de hojaldre, bien adheridas para que el pastel tome la forma correcta. Se rellena el interior con la proporción de carne necesaria, y se tapa con otra lámina de hojaldre con la forma de molde. Luego se mete en el horno, hasta que esté dorado.
Al sacarlo, se deja reposar y ya está listo para comerlo. Opcionalmente, se puede espolvorear azúcar glas por encima, y en este caso, la degustación del pastel se hace cuando esté frío".

Con su olor alimentan y comerlos: llegar a la gloria.

- OTRAS RECETAS DE PASTELES DE CARNE (pinchar aqui)

FOTO: Eugenio Egea Molina



2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encantan los pasteles de carne. No sabía que los de Teror fuesen actualmente tan buenos. Recuerdo la dulcería de Benítez, pero desde hace veinte años ha cambiado, los dulces y las tartas de los años 60-70 eran una maravilla. Hoy día no sé.

Eugenio Egea Molina dijo...

En la actualidad, la dulcería Benítez mantiene su esencia, aunque sus fundadores Dña. Fermina González y D. José Benítez hayan fallecido.
Reitero, acerca del gran legado que han sabido transmitir, pero sobre todo, está el secreto está en el cariño y esmero con que hacen sus productos.
En este caso, los pasteles de carne son todo una insignia en las fechas navideñas y desde mi tierna infancia me han acompañado; no teniendo parangón con otros que he probado.