jueves, 17 de enero de 2008

ANTONIO LORENZO DE LA ROCHA BETHENCOURT

Coronel del regimiento de Telde y alcaide de la Casa Fuerte de Sta. Cruz del Romeral.
Persona ilustrada con amplios conocimientos de ingeniería y arquitectura.
Entre sus obras se destaca la basílica de Ntra. Sra. del Pino en Teror.

Nacido entre los años 1707-1708. Hijo del coronel y alcalde real de Telde, Cristóbal de la Rocha Bethencourt, y de Ángela Lorenzo, heredera de la alcaidía de Sta. Cruz del Romeral que ejerció su esposo.
Antonio Lorenzo de la Rocha fue coronel del regimiento de Telde y Alcaide de la Casa-Fuerte de Sta. Cruz del Romeral.
Estuvo casado con Antonia Alfaro Monteverde
Fue una persona culta que ejerció como ingeniero y arquitecto, reconocido en su labor con importantes obras en su isla. Entre ellas el Hospital de San Martín en Las Palmas de Gran Canaria (de los edificios históricos más importante de la ciudad), la reedificación la Casa-Fuerte de Sta. Cruz del Romeral y la iglesia de Ntra. Sra. del Pino en Teror (sede de la patrona de la diócesis de Canarias, declarada basílica en 1916 por solicitud del obispo Ángel Marquina).
La basílica acoge armoniosamente diversos estilos: mudéjar con elementos barrocos, fachada neoclásica en la que se integra la llamada “torre amarilla” de la anterior iglesia (con entrada independiente), datada de 1708. Esta torre octogonal, de estilo gótico manuelino, toma su nombre por el color de su piedra que se extraía de extintas canteras existentes en Teror.
El edificio se encuentra dominado por una cúpula y conformada por tres naves: Mayor, Evangelio y Epístola, realizadas en arcos de medio punto y cubiertas a dos aguas.
Las obras comenzaron en 1760 y culminaron en 1767.
En torno a la iglesia, se configuró el actual casco de la Villa de Teror, en el que sus calles van a desembocar en el templo, en una gran plaza dispuesta para acoger a peregrinos y romeros.
La iglesia es declarada Bien de Interés Cultural (1977), y con sus alrededores Conjunto Histórico Artístico (1979).
Muere en el año 1783 en Las Palmas de Gran Canaria, al día siguiente de su fallecimiento es trasladado a la Villa de Teror, siendo enterrado en lugar destacado en el altar mayor de la iglesia Ntra. Sra. del Pino de Teror.

Tanto la Villa de Teror como la Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria lo distinguen en sus callejeros respectivos con el rótulo Coronel Rocha.

En este punto, cabe señalar que la citada nominación de Coronel Rocha trae a equívoco, pues puede referirse también a su padre e hijo. A su padre lo mencionamos arriba, y su hijo primogénito, José Lorenzo de la Rocha fue coronel -como su padre y abuelo- y estuvo al mando de una columna de granaderos canarios en la Guerra del Rosellón.

Fotos:
1. Lateral de la iglesia con la torre amarilla (gótico manuelino)
2. Fachada de iglesia (neoclásica) y plaza
EUGENIO EGEA MOLINA

2 comentarios:

Richi dijo...

El Hospital de San Martin un edificio protegido y exponente de nuestro patrimonio historico esta amenazado pues el colegio de medicos intenta que se lo cedan y hacer obras en su interior cometiendo un atentado contra una de las obras significativas y de todos, otra idea especuladora que no repara en destruir el legado que es propiedad de todos.
El presidente del Cabildo de Gran Canaria se ha mostrado en contra de esta peligros idea del colegio de medicos.
Defendamos y conservemos nuestro patimonio.

Anónimo dijo...

LA PUESTA EN USO DEL PATRIMONIO HISTÓRICO DE GRAN CANARIA EN FAVOR DE EQUIPAMIENTOS SOCIOCULTURALES.


Sabemos y creo que compartimos la idea de que el Museo Canario necesita ser ampliado para poder tener en permanente exposición todos sus fondos materiales y documentales.
De hecho el vigente PGOU prevee ya casi toda la manzana del inmueble que ahora ocupa, para su proyecto de ampliación.
Para llevar a cabo esa ampliación, habría que llevar a cabo las expropiaciones oportunas, la redacción y aprobación del proyecto conforme a la normativa en vigor y finalmente la contratación de su ejecución, y todas estas actuaciones deberían ser rigurosamente exquisitas con el entorno sobre el que se ejecutan para no afectar a las características ambientales del Bien de Interés Cultural "Barrio de Vegueta" y para no contravenir lo dispuesto en nuestras leyes de Patrimonio Histórico.

Lo expuesto y sus implicaciones cuesta ingentes cantidades de dinero de nuestros bolsillos de contribuyentes que queremos ver razonablemente usado, por eso me gustaría proponer una serie de ideas sobre esa ampliación, mediante la puesta en valor de un inmueble ya existente que es el emblemático Hospital de San Martín.

El monumental edificio del HOSPITAL DE SAN MARTÍN es propiedad del Cabildo Insular. Parece que consta documentalmente que ese inmueble fue donado a la beneficencia por medio de aportaciones de ciudadanos canarios.

El inmueble, actualmente desocupado, ha sufrido una serie de expolios y añadidos a lo largo de su historia que distorsionan su aspecto original pero que, convenientemente estudiado, puede ser restaurado a su estado primitivo, cumpliendo así las determinaciones de la Ley del Patrimonio Histórico de Canarias.

En la web del Colegio de Médicos de Las Palmas está a nuestra disposición el esbozo de lo que quieren ejecutar si obtienen para ello el inmueble. De una rápida lectura al mencionado proyecto, se aprecia claramente que su idea es insertar una serie de edificaciones de nueva planta para dotar diversas infraestructuras que les son necesarias, obteniendo el máximo aprovechamiento del suelo disponible. De todo ello se desprende que se desconocen las restrictivas determinaciones en relación los NIVELES DE ACTUACION PERMITIDOS para inmuebles protegidos por el planeamiento vigente.

Por otra parte, cada vez que leemos en la prensa local diversas ideas sobre qué hacer con el HSM, nos encontramos con super-proyectos que se alejan de nuestras posibilidades económicas puesto que cuando actuamos con dinero público olvidamos hacerlo como lo haría cualquier diligente cabeza de familia.


PROPUESTA SOSTENIBLE a beneficio comunitario para restauración del vetusto HOSPITAL DE SAN MARTÍN.

La jefatura del Servicio de Patrimonio Histórico del Cabildo Insular (propietario del inmueble) podría liderar los trabajos de documentación histórica sobre qué añadidos soporta el inmueble y encomendar las tareas de derribo que fueran necesarias.

Establecer antes de cualquier actuación el uso que debemos dar al inmueble, para evitar sobrecostes por reprogramaciones posteriores. Aprovechando la ventaja de que el edificio presenta varias entradas independientes – creo que son al menos tres- habría que valorar la posibilidad del uso compartido del inmueble, de manera que pudiera albergar también cualesquiera otros usos dotacionales en sus dependencias y por mor de su obtención patrimonial como donación a la Beneficencia por los ciudadanos canarios y por puro romanticismo – que no viene mal y de paso es de justicia- por ejemplo un centro de día para los “viejitos del vecindario” que son bastante numerosos.

La mayor superficie principal, por su carácter emblemático, podría proponerse para albergar la necesaria ampliación del MUSEO CANARIO.

A continuación, un Taller de Empleo de titularidad municipal o insular podría iniciar los trabajos de restauración.

Habida cuenta de la solidez constructiva de la época, y sin modificación de volúmenes constructivos, los únicos trabajos necesarios, para adecuar el edificio al uso museístico serían:

- nueva instalación de agua, electricidad-informática y contra incendios.

- dotación de aseos necesarios, montacargas o ascensor “oculto”, supresión de barreras arquitectónicas.

- picado y reencalado de paredes y trabajos de arreglo de falsos techos.

- arreglos de carpintería diversos (lo original será de tea y afortunadamente no da problemas de carcoma)

- para los “pisos”, se propone que, de ser necesario reemplazar por agotamiento alguno de los existentes, se aproveche para ejecutarlos de “cemento pulido” con la técnica ancestral local que estamos perdiendo y era una de las señas de identidad de nuestra arquitectura vernácula.

- pintado y barnizado del total del edificio.

- INAUGURACIÓN ENTREGA Y PUESTA EN USO.


Expuesto todo lo anterior quisiera explicar los motivos para esta propuesta:


Conseguiríamos con todo ello varios objetivos distintos de manera coincidente y que son:

- ampliar las instalaciones del Museo Canario sin “consumir” la manzana de edificios que lo rodean actualmente y por tanto sin afectar ambientalmete el Conjunto Histórico del Barrio de Vegueta.

- quedaría disponible para otros usos culturales el viejo Colegio Viera y Clavijo y las viviendas de esa manzana, que por la diversidad de volúmenes constructivos sobre los que habría que actuar tan costoso harían el proyecto actualmente previsto en el planeamiento municipal.

Cuando se programó la necesaria ampliación del Museo Canario, no estaba disponible el edificio del Hospital y se eligió la solución mas adecuada en aquél momento. Ahora, en 2.008, es el momento de demostrar que estamos todos en condiciones de aprovechar las oportunidades que se nos presentan, aunque supongan un cambio de planteamientos previos.

- con motivo del destino museístico que se propone para el Hospital de San Martín se ejecutaría una restauración ejemplar que no tendría que poner en peligro ni la distribución espacial original del inmueble, ni necesitaría la “construccion-fabricación de elementos nueva planta” sobre el monumental inmueble protegido

- se implicaría directamente en la actuación al Servicio de Patrimonio Histórico del Cabildo Insular porque el Cabildo es el propietario del inmueble y deberíamos ser respetuosos con el propietario como nos gustaría que lo fueran con nuestras cosas y, reglamentariamente les corresponden la tutela en las actuaciones en materia de patrimonio histórico

- se propone un Taller de Empleo con el doble objetivo ya conocido de cualificar personas para esas tareas y que el resultado final de su capacitación sea el disfrute público del edificio puesto en valor gracias a los trabajos de su aprendizaje.

- si el Taller de Empleo Hospital de San Martín fuera de titularidad municipal, facilitaría otra actuación más al IMEF, a la vez que involucraría al Ayuntamiento descargando al Cabildo de esa tarea

- se podría proponer a la DG de Patrimonio Histórico del Gobierno de Canarias que financiara el proyecto porque con todo lo anterior se ha descrito una actuación de puesta en valor de un elemento singular de nuestro Patrimonio Histórico de manera sostenible:

por el ahorro en consumo de suelo,
porque restaura un bien patrimonial sin añadirle cargas,
porque actúa un taller de empleo dando carácter social y formativo a la intervención,
porque en términos económicos la actuación propuesta es poco costosa económicamente y
porque permitiría la posibilidad de una intervención integrada de las tres administraciones publicas involucradas
porque el beneficio final es para toda la población por su destino cultural