miércoles, 20 de febrero de 2008

CHICHARRONES

Un suculento plato que sirve para acompañamiento o enyesque (picoteo), a preparar en 9 pasos:
Ingredientes
- Una pieza de corteza de panceta de cochino, mejor si es atocinada. Es importante que sea de la piel de la panza, porque si no es así nos quedarán duros o imposibles de masticar.
- Un litro de aceite o una cantidad aproximada de manteca de cochino.
- Una cucharada de orégano
- Zumo de medio limón.
- Sal, al gusto.
- Un tazón de gofio (recomendable, pero opcional)
Preparación
1) Cortamos la corteza en trozos más o menos cuadrados de 3 ó 4 centímetros de lado, sin quitarle la grasa ni los trocitos de carne de hila que tenga en capas.
2) Echamos un chorro de aceite o embadurnamos con manteca el fondo del caldero para que no se peguen los chicharrones.
3) Ponemos entonces los trozos y vamos untándolos en aceite o poniendo trozos de manteca. Cuando estén todos en el caldero, añadimos aceite que justamente los cubra (o ponemos una capa de manteca que haga la misma función).
4) Guisamos a fuego lento, con el caldero tapado, removiendo suavemente de vez en cuando con una cuchara de madera. Así se irá fundiendo toda la grasa y las cortezas se quedarán blanditas, y se pegarán incluso unas con otras. Es importante no dejar que se quemen las del fondo. Ir removiendo constantemente.
5) Cuando la mezcla ya vaya tomando apariencia de fritura más que de guiso, destapamos y rociamos con el zumo de limón, para luego espolvorear con el orégano.
6) Subimos el fuego y ahora nos toca revolver despacio pero más frecuentemente, hasta que los chicharrones floten y se doren.
7) Notaremos que están listos porque flotan y les aparecen las bolsitas de aire. Cuanto más tiempo los friamos, más tostados (achicharrados) y crujientes se nos quedarán. Pero, cuidado, que si se pasan, se nos ponen amargos. Para evitarlo, de vez en cuando sacamos uno y con cuidado de no quemarnos los bezos los iremos probando, para dar con el punto de nuestro gusto. 8) Sacamos a una fuente y salamos.
9) Si los queremos auténticos, espolvoreamos con el gofio antes de que se enfríen. 10) Cuando estén completamente fríos.

Con buena compaña: a saborear y disfrutar (poquita cantidad que van saturados de calorías).

1 comentario:

Eduardo Joel Jiménez dijo...

Hola , me llamo Eduardo Jiménez, soy peruano y vivo en Lima, me tope con este blog de casualidad y me ha parecido fascinante y muy interesante por los temas que tocan, sobretodo porque leyendolo siento como si estuviera leyendo sobre la cultura de mi país, y en efecto sigo confirmando mucho sobre los vinculos estrechos que unen a España (sobretodo las Islas Canarias) con América, lei sobre la receta de los chicharrones y es casi identica a la receta que tenemos acá en Perú, ya sé de donde vienen los chicharrones!! además ustedes a la papa le dicen por su nombre original "papa" lo que me gusta mucho, y otra cosa que les cuento, en mi viaje que hice a Alemania tuve la oportunidad de conocer a una canaria, y me parecio que estuviera hablando con una peruana o una hispanoamericana, porque el acento que tienen es muy parecido al americano, no tienen mucho la "z" española...En fin todas estas cosas me hacen mucho pensar sobre lo mucho que nos parecemos y que tenemos en común los pueblos de España, Canarias y de la América Hispana, y eso me hace tener la esperanza de que algún nuestras culturas se hagan más estrechas y unidas y afrontar así los retos del futuro.
Felicitaciones por este blog!!! ahora siempre lo leeré!!!
Saludos desde Lima
P.d. No sé si tendre ancestros canarios, pero quien sabe, al final creo que todos somos primos lejanos con el mismo origen iberico. Les dejo mi correo para estar en contacto: e_jimenezv@yahoo.es