miércoles, 28 de noviembre de 2007

LOS RANCHOS DE ÁNIMAS

EUGENIO EGEA MOLINA

Tradicionalmente, se trata grupos de hombres (en Canarias, la palabra “rancho” tiene la acepción de grupo de personas) que desde tiempo remoto -tres o cuatro siglos- se dedicaban a pedir por las ánimas, en Canarias perviven denominados como ranchos de ánimas o ranchos de pascua; encontrándose en proceso de extinción. Estos grupos musicales son los más antiguos que se forman en las islas.
Foto: globalsu.net
Según los estudiosos, se trata de una versión cristianizada de celebración de antiquísimos ritos paganos a los muertos que se daba en la zona mediterránea.
Estos ranchos comenzaban su andadura desde principios de noviembre (época de rememoración de los muertos) hasta pasadas las Navidades (por el día de la Candelaria, 2 de febrero); cantando por el alma del difunto en casa de los familiares donde recibían limosnas y entregaban en las iglesias para misas. En épocas navideñas se exaltaba el nacimiento de Jesús.
Prácticamente, alrededor del siglo XVII, existieron en casi todos los pueblos y parroquias de nuestras islas; en la actualidad, en Gran Canaria sólo existen en Teror (Arbejales) y Valsequillo. En Lanzarote, pervive el Rancho de Pascua de Teguise.
Su objetivo era mantener el culto piadoso por las personas fallecidas; iban de casa en casa cantando y recogiendo dinero, que luego entregaban a la iglesia, con el fin de que se celebraran unas misas en su nombre.
Por tanto, entre los temas usados, cabe destacar los que están dedicados a las bondades del difunto, las vidas de santos, o a los milagros; además del tema navideño. Realizándose de forma improvisada siguiendo una métrica y ritmo: endechas –en octosílabos- y coplas en hexasílabos.
En lo referido a su instrumental, es importante que la guitarra esté bien afinada, muy baja y tocada sólo en forma de acordes. El tambor, si lo hubiera, ha de ser una versión pequeña de caja militar y tocado con una baqueta corta. Pero además de esto hay quien utiliza también un pandero de sacudir, con un aro grueso que actúa como caja de resonancia, chapas sólo por una parte y unos travesaños con cascabeles. Aparte de estos, también nos encontramos con espadas o triángulos.

 



No hay comentarios: